De casa de Dios a casilla de hacienda: Cáritas